Intentando poner un poco de orden

Hace mil siglos que no me paso por aquí y el motivo es simple: la mala organización del tiempo y las muchas ganas de dejarlo para otro momento.

Al final, ya sea por unas cosas u otras he decidido que me doy un año para hacer al menos una entrada anual. En caso de no ser capaz de conseguirlo dejaré el blog únicamente como el sitio dónde os compartiré los patrones gratuitos.

He cogido una libreta bastante mona para llevarla siempre conmigo y que estas entradas se me hagan más llevaderas. Para cogerla y que sea un recordatorio de que el blog espera una entrada de vez en cuando también la estoy usando para los podcast de Youtube.

Este video ha ido de la «castonitis» tan tremenda que me dio en este último mes y a la que he sucumbido sin remordimientos. Contaba en el penúltimo capitulo del podcast (o en el anterior) que he sufrido un periodo de replantearme algunas cosas y una de ellas es que el tejido es para disfrutarlo sin normas, así que las mías se han ido a la basura y tejo lo que me apetece aunque tenga mil cosas empezadas.

Actualmente tengo en las agujas varias cosas y las dos que más cojo ahora son el mistery kal del «shawlography» y los calcetines de @tejereningles que son mis más fieles compañeros de esperas. Pero no es lo único que tengo en ellas, de hecho tengo dos proyectos amor-odio. Amor porque me encantan y odio porque desgraciadamente tengo dos cosas atravesadas: los calados y las rayas. Así voy yo que tengo estos dos proyectos en sus bolsas de labor que me miran a ver si me animo a darles unas vueltas. Pero sin prisa porque las poquitas horas que tengo para tejer prefiero dedicarlas a algo que me apetezca.

En resumen nuevas formas de pensar y nuevas rutinas que abren paso a nuevos proyectos o a retomar algunos que me cuestan pero que me gustan. Porque tengo la impresión de que la vida es muy corta para estar con angustias y me apetece disfrutar de cada momento. Y como me gustaría que quién está aquí leyendo (y soportándome) disfrute un poco de la vida pues hoy he preparado un regalito pre-navidad.

Estas manoplas son super calentitas y las hice porque me sobraron dos ovillos de un chal gigante que me hice al que tengo pendiente hacerle fotos en la nieve porque las primeras que le hice no le hacen toda la justicia que deberían.

Sin más os dejo un enlace abajo para que lo disfrutéis con mucho cariño.

El cuello del reto

Knit3wordchallenge #Retoteje3palabras

Cuello SUB

Todo comenzó cuando empezaron en instagram a proponer un reto: Diseñar un proyecto de tejido basado en unas palabras elegidas de forma aleatoria…

En aquel día la verdad es que no me planteaba participar, tenía demasiadas cosas encima. Un máster, un trabajo, una familia, las lanas de mandrágora… pero sinceramente ya llevaba tiempo planteándome hacer un podcast (de ahí viene haber terminado por animarme a estar en youtube) de tejido y pensé «bueno yo pongo mis palabras y luego puedo hablar de esto en el canal, porque diseñar lo veo mucha tela». Pero se me fue. Es como el cuento del cántaro y el agua que al final se rompe. Pues sí, caí, me apunté.

No os lo voy a discutir me alegro un montón ahora pero he tenido momentos duros. Duros en el aspecto del tiempo. De haberme comprometido y no saber si iba a poder llegar al final.

La verdad es que las palabras se las traían:
– Lugar: Salar de Uyuni en Bolivia.
– Emoción: intensidad.
– Color: colores que saben a buen tiempo (esto habrá dado para tesis enteras)

Cuello y muestra enmarcada

El diseño, como ya he contado en youtube, lo tenía claro pero del pensar al hacer hay un TFM de por medio (que por cierto mientras estoy escribiendo esto estoy con unos cálculos que se están haciendo de fondo en el ordenador)

Y es que si quieres hacer esas dos cosas bien, toca dormir poco y además con un trabajo de 8 horas (del que doy gracias cada día con la que cae) el asunto se complica.

Pero hoy por fin os puedo regalar este trocito de mi.

El nombre SUB hace referencia a Salar Uyuni Bolivia. He utilizado siglas porque en estos momentos trabajo con un proyecto de investigación en el que analizo genes y estos dos proyectos han ido juntos todo el tiempo desde su inicio hasta casi su final. El proyecto tiene tres siglas, tres modelos y tres rankings y me parecía una buena forma de enlazar dos cosas a las que he dedicado tiempo y cariño en estos momentos y por eso continúa con un nombre de tres letras.

Además el tres es el número de secciones diferentes del cuello, es un número primo y si me lío acabo con una disertación que no toca. Off toppic no es que me guste la numerología, es sencillamente que soy matemática…

En resumen, que me enrollo, el patrón está aquí abajo disponible de forma gratuita para que disfrutéis de él y si lo tejéis por fi, enséñamelo que me harás muy feliz!!

Un saludo y hasta la próxima!